Once pasos que deben seguir las madres solteras

Las madres solteras se han vuelto expertas en el desempeño de múltiples tareas. Trabajan, usan el teléfono, pasan la aspiradora, pagan las cuentas, alimentan a los hijos y los llevan a distintos lugares, responden mensajes de correo electrónico…un panorama resumido de la rutina habitual de una madre soltera. Sin embargo, las mamás solteras, capaces de administrar tantas cosas para tantas otras personas, se sienten abrumadas por el tiempo y el esfuerzo que implica la administración de su propio futuro financiero. A continuación, se describen once pasos que las madres solteras pueden y deben seguir para manejar sus finanzas hoy y en el futuro:

  1. Fije algunas metas. Es esencial hacerse algo de tiempo, aunque sea 15 minutos de vez en cuando, para pensar en lo que realmente quiere para usted y para su familia. Luego fije algunas metas financieras a corto, mediano y largo plazo. Tome nota de ellas para recordar constantemente porqué está ahorrando dinero (cuando la situación se vuelve muy difícil y quiere darse por vencida) y para tener una estrategia de inversión exitosa. Por ejemplo, si una de sus metas es poder ayudar a sus hijos a ir a la universidad, podría tratar de apartar al menos $25 de cada salario y depositarlos en un fondo de ahorro universitario financiado por el estado 529. Si logra acostumbrarse a fijar metas mientras sus hijos son jóvenes, podrá acumular importantes intereses sobre sus ahorros y avanzar hacia el cumplimiento de esas metas.
  2. Haga presupuestos por el bienestar propio y el de sus hijos. Una de las claves para una crianza exitosa con uno solo de los padres es decidir con anticipación y actuar al respecto para no sentir que toma decisiones constantemente a medida que las cosas ocurren y las circunstancias cambian. Ello comprende administrar las finanzas. Una manera de lograrlo es crear un presupuesto real al que pueda ajustarse. La confección de un presupuesto (fijar categorías de antemano sobre los gastos que realizará y en qué ahorrará) puede ayudarla a liberar tensiones, ya que le permitirá tomar varias de sus decisiones cotidianas por adelantado. También puede aliviar la presión que implica atender las demandas de los hijos. Es más fácil explicarles que usted, como familia, ya decidió en qué gastará dinero y en qué no, en vez de tener que tomar una decisión por "sí" o por "no" en el medio de una tienda. El presupuesto le da información, le permite actuar en función de sus prioridades y le brinda un marco para que organice el aspecto financiero de su vida familiar. Obtenga más información sobre cómo preparar un presupuesto con nuestra planilla de presupuesto interactiva. Si tiene uno o más empleos por los que percibe salarios irregulares (por ejemplo,trabajos independientes, temporarios o periódicos), aprenda a crear una estabilidad y una estructura financiera sin salario fijo.

  3. Cree un fondo de ahorros de emergencia. La mayoría de las madres solteras viven al borde del abismo financiero. Una cuenta grande inesperada, una reducción de las horas de trabajo, una enfermedad o un accidente pueden marcar la diferencia entre estar apretado económicamente y estar al borde del abismo. Quizá deba crear algún medio de protección financiera, es decir, un fondo de ahorros de emergencia. Estudie su presupuesto e identifique en qué podría recortar gastos y cómo podría ahorrar dinero, con el fin de acumular una reserva de efectivo suficiente para cubrir los gastos de tres o, preferentemente, seis meses.  Luego realice una visita a un representante de su banco para que la asesore sobre las diversas opciones de ahorro e incluso una posible inversión de dinero en un canal de inversión de bajo riesgo (como un fondo del mercado monetario o un certificado de depósito) de manera tal que el dinero trabaje para usted y esté disponible para cuando lo necesite. No lo gaste salvo que tenga una emergencia. Si necesita retirar parte del fondo, trate de reponer el monto lo antes posible.
  4. Protéjase usted y proteja su futuro financiero. Como madre soltera, usted sabe que es plenamente responsable de cuidarse a sí misma y cuidar a sus hijos ahora y en el futuro. Por eso, es importante que proteja lo que tiene y cree algún medio de protección financiera para circunstancias imprevistas. Obtenga más información sobre productos de seguros. Es muy importante que los padres solteros tengan en cuenta: un seguro de vida: para preservar el dinero y los bienes para las personas a su cargo en caso de muerte y un seguro de incapacidad: para preservar los ingresos en caso de que no pueda trabajar debido a una lesión, un accidente o una enfermedad no prevista.
  5. Cree un testamento y planes de contingencia. ¿Sabía que el 70% de los estadounidenses mueren sin dejar testamento? Ante la falta de testamento, las leyes de su estado determinarán quién recibirá sus activos financieros, pertenencias y bienes. Podría perder hasta la mitad del valor de su patrimonio, ya que tendrá que atravesar un proceso de distribución llamado "sucesión". Además del testamento, se recomienda considerar la idea de otorgar un testamento en vida y un poder permanente. Estos documentos legales facultan a la persona designada a expresar y realizar los deseos del testador en caso de incapacidad. Esas decisiones le brindarán tranquilidad y aliviarán la carga de sus hijos si le sucede algo a usted ajeno a su voluntad o capacidad de recuperarse. Si no hace ciertos arreglos antes de fallecer, también puede ocurrir que un ex cónyuge, un familiar o el estado decida quién será el tutor legal de sus hijos. El testamento garantiza que el tribunal conozca y haga cumplir sus deseos con respecto a la tutela de sus hijos, que es quizá la mayor preocupación de cualquier madre soltera.
  6. Concéntrese en necesidades financieras personales a largo plazo. Usted sabe, quizá mejor que nadie, que necesita poder cuidarse, tanto ahora como en el futuro. Si actualmente trabaja, incluso media jornada, por tiempo determinado o de manera esporádica mientras trata de equilibrar el trabajo y la familia, necesita comprometerse a ahorrar para su propia jubilación. Comience por calcular cuánto necesitará ahorrar para jubilarse. Luego, si trabaja para una empresa que ofrece planes de ahorros de jubilación, como el plan de ahorros 401(k), suscríbase y aporte todo lo que pueda de cada salario. De ese modo, reducirá sus impuestos (dado que los aportes se realizan antes de impuestos) e invertirá sus ahorros por el tiempo necesario para que generen intereses, lo cual le permitirá crear un ingreso futuro adicional. Hasta quizá también reciba dinero “gratis” por parte de lo que se ahorró de su empleador. Además puede aportar a una cuenta jubilatoria individual (IRA, por sus siglas en inglés) tradicional deducible de impuestos, una cuenta IRA tradicional no deducible de impuestos, una cuenta Roth IRA, un plan Keogh o una cuenta SEP (IRA para trabajadores autónomos) si trabaja por su cuenta. Incluso si actualmente no trabaja o si suele trabajar de manera esporádica, es importante que haga todo lo posible por ahorrar para la jubilación mientras no trabaja.
  1. Administre la deuda de la tarjeta de crédito. Al principio, puede ser fácil usar la tarjeta de crédito para cubrir gastos de emergencia o gastos únicos. Luego se convierte rápidamente en una manera habitual de complementar el ingreso. Sin embargo, la acumulación de deuda mediante la tarjeta de crédito puede transformarse en una obligación financiera que no puede pagar. Puede convertirse en algo que empieza a afectar su posibilidad de tomar decisiones respecto del ingreso que necesita, el tipo de trabajo que debe tener, y una gran variedad de decisiones cotidianas para usted y su familia. Entérese porqué la deuda de la tarjeta de crédito se considera “anti-inversión” y porqué se recomienda ser precavido al usar la tarjeta de crédito y seguir algunos consejos para controlar los hábitos crediticios. Conozca la diferencia entre una tarjeta de crédito y una tarjeta de débito, y cómo usar una tarjeta de débito con inteligencia.
  2. Establezca o mejore un historial crediticio. Quizá aún no tuvo la oportunidad de establecer un historial crediticio mediante el uso inteligente (y la cancelación) de créditos o préstamos. O quizá tuvo algo de experiencia crediticia con préstamos estudiantiles, tarjetas de crédito o préstamos personales y no le fue muy bien a la hora de cancelarlos. Cuando no paga a tiempo más del monto mínimo adeudado en la tarjeta de crédito o no cumple con las condiciones de cancelación del préstamo, sus acreedores notificarán a las tres oficinas de crédito principales. Esas notificaciones constarán en su informe de crédito y podrían afectar su capacidad de obtener préstamos en el futuro. Si no tiene historial crediticio, hable con alguien del banco o visite la lista de emisores de tarjetas de crédito garantizadas de Bankrate.com, y solicite una tarjeta de crédito garantizada. Con este tipo de tarjeta, usted deposita dinero en una cuenta y el banco (o prestamista) le emite una tarjeta para que pueda solicitar préstamos hasta ese monto. A medida que cancela el monto adeudado, el acreedor muy probablemente aumente su línea de crédito y usted establecerá un buen historial crediticio. Obtenga más información sobre informes de crédito, incluso cómo obtener una copia gratuita de su informe de crédito personal.
  3. Invierta en su propia educación y en la de sus hijos. Si volver a la escuela todo el día no es una opción, considere tomar clases medio día para obtener su título, obtener certificación laboral adicional o capacitarse. La educación adicional le proporciona mayores oportunidades de trabajo y rentabilidad que le pueden dar seguridad financiera en el futuro. Recuerde también alentar a sus hijos a que sigan estudiando cuando egresen de la escuela secundaria. Si aparta aunque sea una pequeña cantidad de dinero por mes para la educación universitaria de sus hijos (por ejemplo, a través de un plan de ahorro universitario financiado por el estado 529, podrá apuntar a la inversión que ya está haciendo para su futuro y motivar a sus hijos para que hagan lo mismo. Deberá incentivarlos para que trabajen duro en la escuela y que hablen con un asesor del establecimiento sobre las distintas opciones de ayuda financiera y becas.
  4. Sea lista, planifique con anticipación y “automatice” todo lo que pueda. Lo único que una mamá soltera podría considerar más escaso que el dinero es el tiempo. ¿No sería ideal poder ahorrar dinero y tiempo? Después de preparar el presupuesto, hable con alguien del banco o de la entidad crediticia sobre cómo lograr el depósito automático de una cierta cantidad de dinero en una cuenta designada (como una caja de ahorros o una cuenta del mercado monetario) cada período de pago, ya sea mensual o trimestral. Otra alternativa es hablar con un profesional en finanzas o un asesor de inversiones sobre cómo hacer depósitos periódicos automáticos de dinero en un certificado de depósito o fondo común de inversión. Cuanto antes pague, más probabilidades tendrá de mantener su compromiso de ahorrar y de alcanzar sus metas con mayor prontitud. Aproveche las oportunidades de mejorar su situación financiera y planifique con anticipación para ahorrar o gastar. Así, por ejemplo, suscríbase a cualquier plan de ahorros jubilatorios ofrecido por su empleador (como el 401(k)), o a una cuenta de gastos flexible (FSA, por sus siglas en inglés) que se deduce antes de los impuestos o una cuenta de gastos de salud (HSA, por sus siglas en inglés) para ahorrar para gastos futuros y reducir los impuestos.
  5. Busque sistemas de ayuda y recursos. El hecho de que esté soltera no significa que tenga que hacer todo sola. Hay sistemas de ayuda y recursos destinados a ayudar a madres solteras a administrar su dinero. Si le está resultando difícil llegar a fin de mes o administrar su dinero, quizá le interese asistir a seminarios o cursos sobre el tema en algún instituto local de estudios terciarios, una biblioteca o incluso su lugar de culto. También puede buscar un asesor de crédito reconocido a nivel local que sea miembro de la National Federation of Credit Counseling, para que lo ayude a preparar presupuestos, cancelar préstamos y administrar sus finanzas. Obtenga más información sobre cómo seleccionar y trabajar con un profesional en finanzas.

 

State Treasurer