Trasladar a la familia para obtener un empleo nuevo: Qué se debe considerar antes de tomar la decisión

Ya sea que esté buscando empleo porque se ha quedado sin trabajo, que los ingresos que perciba de éste no sean suficientes o que simplemente quiera hacer un cambio, es posible que en algún momento tenga la oportunidad de obtener un empleo que al encontrarse tan lejos de su casa actual, sienta la necesidad de mudarse. ¿Cómo decide si vale la pena o no que usted y su familia exilien a otro lugar para obtener un empleo nuevo? Tenga en cuenta la siguiente lista de consideraciones cuando crea que tiene la necesidad de mudarse o cuando se le presente la oportunidad de obtener un empleo mejor o diferente a fin de decidir si ello será beneficioso para usted y su familia, tanto a corto como a largo plazo.

Costo de vida Comparación

Usted tiene una idea aproximada de su costo de vida actual en función de sus facturas actuales y el monto de las deudas (deudas mensuales fijas como su hipoteca y deudas variables como sus gastos de tarjeta de crédito). Si no está seguro acerca de su costo de vida actual, puede armar un presupuesto aproximado con nuestra hoja interactiva de presupuesto. Luego, antes de aceptar una oferta de empleo en otra ciudad, averigüe cuánto más (o menos) le costaría vivir allí. No alcanza con saber cuál será el importe de su nuevo salario. Necesitará saber, aproximadamente, la diferencia que puede esperar encontrarse en la totalidad de los gastos en los que debe incurrir de manera regular. Ello implica investigar un poco la situación a fin de saber lo que debe esperar abonar por los gastos similares a los que tiene en la actualidad en:

  • vivienda (pago de alquiler mensual o hipoteca);
  • servicios públicos;
  • alimentos;
  • gastos de transporte;
  • cuidado de sus hijos;
  • impuestos inmobiliarios y otros impuestos estatales o locales relevantes;
  • costos de seguro; y
  • atención médica.

Además, deberá tener una idea de la accesibilidad a las tiendas en su posible y nueva ciudad de residencia, que podrá tener un impacto directo sobre su presupuesto. Por ejemplo, si usted vive cerca de grandes comercios minoristas de descuento como Wal-Mart o Target, en los cuales hace muchas compras y no podrá encontrar esas tiendas en su nueva ciudad de residencia, deberá comprar regularmente en tiendas más costosas o deberá gastar más en combustible para ir a los mega comercios minoristas más cercanos.

Puede utilizar las calculadoras de costo de vida en línea en el sitio web Salary.com o Payscale.com a fin de tener idea de cuánto rendirá su nuevo salario en una ciudad nueva. Si puede pasar algún tiempo allí, podrá tener una idea aún más precisa acerca del costo de vida. Lea el periódico o las revistas locales a fin de tener una idea acerca de los precios de venta de casas o del alquiler de departamentos. Deténgase en un almacén a fin de observar cómo podría necesitar cambiar su presupuesto de comida y verifique el precio del combustible al realizar un recorrido por la zona. La averiguación en persona le dará un panorama mucho más realista de la manera en que deberá ajustar su presupuesto.

Vivienda

El único costo más importante que deberá evaluar al considerar mudarse probablemente sea la vivienda: ocuparse de su vivienda actual y encontrar una en la nueva ciudad que está considerando.

Primero: ocuparse de su vivienda actual. Si está alquilando, ¿cuándo vence su alquiler actual para poder ser renovado? ¿Puede rescindir su contrato de alquiler? ¿Deberá pagar una multa por incumplir el contrato de alquiler o perder un depósito en garantía significativo? ¿Qué reparaciones necesitará realizar antes de mudarse y cómo tiene pensado pagarlas? Si usted es propietario de su casa, probablemente querrá venderla y el tiempo que demore en hacerlo dependerá del mercado inmobiliario local. Si su empleador no le ofrece ayuda para vender su casa (beneficio que generalmente está reservado a los nuevos ejecutivos contratados), deberá planificar la venta de su casa y encontrar un nuevo lugar para vivir.

Debido a que usted trabaja con un plazo (encontrarse en la nueva ciudad a tiempo para presentarse a su trabajo), es posible que desee trabajar con un agente de bienes raíces. Si opta por intentar vender la casa por su cuenta, es importante que obtenga un análisis del mercado actual y que sepa qué casas similares se han vendido en su zona para así conocer cuál sería el precio exacto de la casa que desea vender. Si no puede vender su casa antes de la fecha en la cual debe presentarse a trabajar, deberá decidir si opta por alquilar la propiedad mientras intenta venderla o si su familia se deberá quedar en la casa hasta que ésta se venda para luego reunirse con usted en su nueva ubicación tras la venta. Obtenga más información sobre cómo vender su casa en nuestrasección 101 sobre la compra de casas.

Si su casa está realmente comprometida, es decir, usted debe más dinero por la casa que su propio valor, se le presentarán otros desafíos. Debido a la gran cantidad de estadounidenses que están comprometidos financieramente con sus hipotecas (1 de cada 4 o el 25% de los propietarios al mes de agosto de 2010), existen más empresas que han dejado de ofrecer la compra de casas de nuevos empleados si éstos no pueden vender la suya por sus propios medios. A fin de mudarse, posiblemente deba considerar encontrar a alguna persona a quien pueda alquilarle su casa por el importe de su hipoteca mensual (o un monto aproximado) hasta que pueda vender su propiedad. Si ello no fuera posible, comuníquese con el prestamista que es titular de su préstamo a fin de conocer las opciones que tiene a su disposición, tales como el hecho de reunir los requisitos necesarios para obtener la cancelación parcial del capital (a fin de reducir el importe total del dinero que adeuda del préstamo). A fin de evitar la ejecución hipotecaria o tener que declararse en quiebra para poder mudarse, tal vez desee considerar la posibilidad de realizar una venta en descubierto. Obtenga más información acerca de lo que puede hacer si usted debe más dinero por su casa de lo que vale en la actualidad en nuestro Centro de Asistencia sobre Hipotecas para Propietarios.

Además de resolver la situación actual de su vivienda (es decir, finalizar su actual contrato de alquiler, vender su casa actual o encontrar un inquilino), deberá encontrar una nueva vivienda para usted. Incluso si su nuevo empleador no le ofrece asistencia financiera para buscar una nueva casa, el departamento de recursos humanos debería poder brindarle recomendaciones a su agente inmobiliario local o a los dueños de viviendas cercanas en alquiler o en venta. Si debe encontrar una vivienda usted mismo, puede utilizar el sitio web Realtor.com para encontrar algún agente o propiedad, los sitios web Craigslist.org, Apartments.com o Forrent.com para conseguir departamentos o casas en alquiler o sitios como CorporateHousingbyOwner.com para conseguir viviendas amuebladas.

Perspectiva de estabilidad de su nuevo empleo:

Antes de firmar un contrato, tómese un momento para investigar un poco la empresa u organización en la que considera tomar el empleo. Una mudanza implica un compromiso enorme y no querrá tomar esa decisión sólo para descubrir 6 meses más tarde que su empleo está en riesgo debido a que lo despedirán. ¿Qué haría si lo dejaran sin trabajo o si se diera cuenta de que desea renunciar? ¿Existen suficientes oportunidades para poder seguir trabajando con otro empleador sin tener que pasar por un posible período prolongado de desempleo? Si su cónyuge también necesita encontrar trabajo, ¿qué oportunidades existen en su área de especialización? ¿Qué escala salarial podría esperar tener garantizada si hubiera un empleo disponible? Obtenga más información de la cámara de comercio de la zona acerca de la situación del mercado laboral local: las empresas ubicadas allí, si ha habido un éxodo significativo o cierre de empresas y qué tipo de industrias ofrecen las mejores oportunidades a nivel local (es decir, de tipo militar, gubernamental, del sector público, relativa a las telecomunicaciones, etc.). El sitio web del gobierno federal CareerOneStop también le permite buscar información sobre la demanda laboral por estado y por industria.

Gastos de mudanza

Si su nuevo empleador le ofrece cubrir sus gastos de traslados, será una persona afortunada. En una economía difícil, existen menos empresas que ofrecen abonar o reembolsar los gastos de mudanza del nuevo trabajador o afrontar dichos costos. Es importante saber lo que tiene cubierto porque el costo de la mudanza es elevado. Según la encuesta Worldwide ERC de 2009, se calcula que el traslado corporativo promedio de un nuevo empleado cuesta aproximadamente $18.000 para los que alquilan y más de $66.000 para los propietarios. ¿Por qué las cifras son tan elevadas? Es una combinación de grandes y pequeños gastos que se suman rápidamente, por ejemplo, gastos de cierre y anticipos para la compra de una nueva vivienda o depósitos en garantía y gastos de alquiler pagados por adelantado, empresas de mudanzas profesionales, insumos de embalaje, importe del alquiler del depósito, comidas en restaurantes, gastos de transporte (es decir, combustible, boletos de tren o de avión, peajes, etc.), muebles nuevos, etc.

En tiempos de buena economía, los empleadores son más generosos con la asistencia de vivienda. En una economía difícil, las empresas probablemente buscarán trabajadores que vivan cerca de modo que no deban afrontar gastos de traslado. Si debe pagar todos los gastos de la mudanza o una parte de ellos, verifique primero cuáles son sus fondos de ahorro de emergencia a fin de determinar los costos en los que puede incurrir sin problemas. Si vende su casa y calcula que obtendrá una ganancia derivada de la venta, lo que significa que podrá cancelar el remanente de su hipoteca con el importe que recibe de la venta y aún así tendrá dinero restante, posiblemente desee considerar utilizar una parte del producido para compensar sus gastos de mudanza en lugar de pagarlos con su tarjeta de crédito y acumular posiblemente una suma considerable de deudas con una elevada tasa de interés.

Si no tiene un fondo de emergencia y alquila o no prevé que obtendrá ganancias de la venta de su casa, deberá revisar su presupuesto y ver la cantidad de dinero que tendrá disponible de sus gastos actuales y deberá redistribuir dicha cantidad para gastos de mudanza. Por ejemplo, si tiene un presupuesto para la escuela de su hijo, limpieza regular de su casa, alquiler de un automóvil o cuota del gimnasio que deberá cancelar como resultado de su mudanza, podrá utilizar ese dinero.

Podrá deducir una la totalidad de sus gastos de mudanza o una parte de éstos de los impuestos federales a las ganancias si puede probar que eran necesarios para asegurar el nuevo empleo. Lo mismo ocurre si su cónyuge tiene gastos en los que debe incurrir para cambiar su empleo como resultado de la mudanza. Guarde sus recibos y anote en sus gastos de tarjeta de crédito los gastos en los que ha incurrido debido a la mudanza a fin de tener constancia de ellos cuando se prepare para su regreso.

Oportunidad del momento

La oportunidad del momento en que debe realizarse una mudanza por un nuevo empleo implica responder muchas preguntas, por ejemplo:

  • Si aceptara el empleo, ¿cuándo debería presentarse a trabajar? ¿Podría cumplir con ese plazo y aún así dar aviso suficiente a su empleador actual?
  • ¿Qué ocurre con su cónyuge? ¿Trabaja y necesita dar aviso?
  • ¿Debe su cónyuge, además, encontrar un nuevo empleo para compensar la falta de ingresos y cuánto tiempo tiene para hacerlo?
  • ¿Qué ocurre con sus compromisos familiares? Es decir, ¿deberá por su nuevo empleo mudarse durante el año escolar? ¿Cómo harán sus hijos para adaptarse a la nueva casa y escuela a mitad de año? ¿Deberá cancelar viajes planificados con anterioridad o trabajos en su casa que ya haya contratado a causa del nuevo empleo y la consecuente mudanza ? ¿Provocarán la pérdida de los depósitos no reembolsables?
  • ¿Qué haría si acepta el empleo pero se da cuenta de que éste no cumplió con las expectativas? ¿Qué haría o qué podría hacer en ese caso?

Tómese un momento para considerar de qué manera la oportunidad del momento en que debe realizarse una mudanza podría afectar su vida familiar y profesional. Tenga un plan para reducir los efectos negativos lo más posible. Por ejemplo, si tiene hijos en edad de escuela secundaria, ¿podrían vivir con otros miembros de la familia durante el resto del año escolar de modo que no tengan que cambiar de escuela a mitad de año? Si ya ha planificado sus vacaciones, ¿podría averiguar si hay algún tipo de flexibilidad con su fecha de inicio de modo que aún así pueda salir de viaje tal como lo había planificado?

Costo de oportunidad

El “costo de oportunidad” es un término económico que se refiere al costo que pagaría si no aprovechara una oportunidad. En otras palabras, ¿cuánto le costaría posiblemente si no aceptara esta nueva oferta de empleo? Si el empleo implica un ascenso a un puesto que no está disponible con facilidad en su ciudad actual, ¿cuánto tiempo cree que le llevaría encontrar una oferta similar? ¿Qué otras ventajas y desventajas debe considerar? ¿El nuevo empleo o ubicación le presenta oportunidades únicas con diferentes empleadores o instituciones educativas para ampliar sus habilidades? ¿La nueva ubicación tiene tasas de desempleo más bajas o menor costo de vida? En función de las consecuencias derivadas de su negativa, podrá considerar más seriamente mudarse para obtener un nuevo empleo.

Sin embargo, tal vez se encuentre en una posición en la que siente que no puede darse el lujo de decir “no” a ninguna oferta de empleo, incluso si implicara el traslado a otra ciudad. Si la industria en la que trabaja está pasando por una etapa de recesión y los empleos son escasos o si la economía en general es la que ocasiona el aprieto, posiblemente sienta que debe trasladarse a otra ciudad con su empresa actual porque no habrá otro empleo disponible o que debe encontrar un nuevo empleo en otra ciudad porque no hay trabajo disponible donde usted se encuentra ahora. Si debe enfrentarse con la posibilidad de verdaderamente tener que mudarse por su empleo, lo deberá analizar con su pareja o cónyuge si cree que es un compromiso a largo plazo o algo que hará a corto plazo hasta que pueda encontrar un empleo que le permita volver a mudarse. Si bien podría demostrarse que la idea de mudarse sólo de manera temporaria no es realista (es decir, es posible que deba permanecer en su nueva ubicación por más tiempo que el que quisiera porque no hay empleos en la actualidad en su ciudad de residencia), la planificación de una mudanza a corto plazo frente a una mudanza permanente o a largo plazo afectarán las decisiones que deba tomar, por ejemplo:

  • si intenta vender o alquilar su casa actual;
  • si desea comprar o alquilar una casa en su nueva ubicación; y
  • si le dirá a sus hijos que será un traslado temporario o si los ayudará a hacerse a la idea de que realmente le deberán decir “adiós” a sus amigos sin esperar regresar en poco tiempo.

En el caso de muchas familias, el traslado que debe realizarse para aceptar una oferta de empleo o buscar trabajo es la única opción. Si tiene un plan para adaptarse a su nueva casa de manera temporal o permanente, podrá hacer que este proceso sea más fácil de digerir.

Conclusión

La mudanza debido a un nuevo empleo puede ser un nuevo capítulo emocionante o estresante de su vida y la de su familia. Antes de comprometerse, tómese un momento para considerar de manera realista lo que le costará en términos financieros, personales y profesionales. ¿La averiguación que haga para saber lo que le costará mudarse y vivir en un nuevo lugar está acompañada de un plan para reducir gastos según sea necesario a fin de poder hacer un seguimiento de su planificación financiera personal y alcanzar otros objetivos importantes de su vida como pagar la educación de un hijo o tener suficiente dinero ahorrado para su jubilación? Haga que su familia participe en el proceso de toma de decisiones lo más posible de modo que todos sepan en qué se basa el trabajo en cuestión y para que todos puedan hacer lo que les corresponde para reducir el nivel de estrés general. Al hacer una mudanza conciente con suficiente tiempo de planificación, tendrá mayores posibilidades de disfrutar la transición y mantener sus gastos y expectativas controlados.

State Treasurer